25 abril 2013

ARTESANÍA ESPAÑOLA - CERÁMICA

PÁGINA DE FACEBOOK
Escuelas Valenciana, Gallega, Madrileña (Retiro), Extremeña, Toledana y Andaluza, respectivamente.

ARTESANÍA ESPAÑOLA - CERÁMICA
Fecha de emisión: 20 marzo 1987
Valor facial: 7 pesetas, 14 pesetas, 19 pesetas, 32 pesetas, 40 pesetas y 48 pesetas
Dentado: 12 ¾
Impresión: Calcografía y Offset
Tirada: 3.500.000
Pliegos: 36 mas 18 viñetas (6 series)

La tradición ceramista de nuestro país arranca desde el Neolítico. Se confeccionan en aquella remota época piezas sencillas, de formas rudimentarias e irregulares, puesto que el torno de alfarero llegará muchos años después, con los fenicios. Tras de la cerámica neolítica florece la de la Edad del Bronce, cuyo más conocido ejemplar es el «vaso campaniforme», que irradiará a toda Europa.
Más tarde dejan notar su influencia en la cerámica indígena las procedentes de Grecia y Roma. Con los árabes nos llegará la cerámica vidriada y la nazarí, presente en la Alhambra, y después florecerán variados estilos en los alfares de diversas regiones españolas, con sello propio y personal, que se acreditarán en muchos países por su singularidad y su belleza. 

El conjunto de seis sellos que se emite con este tema, presenta otros tantos ejemplares. Por orden de valor facial, vemos, en primer lugar, un bote de farmacia, de Manises. La cerámica de esta población valenciana alcanzó gran esplendor, ya en la Baja Edad Media, y desde entonces posee un gran renombre.
Vemos a continuación una moderna loza de Sagardelos (Coruña). Funcionaron allí las llamadas Reales Fábricas, fundadas en 1802 con el fin de confeccionar cerámica a imitación de la inglesa. Sagardelos tuvo su mayor esplendor en la primera mitad del siglo XIX, y sigue hoy produciendo cerámica de calidad.
El siguiente sello ofrece un jarrón neoclásico, del siglo XVIII, de la fábrica del Buen Retiro, erigida en 1759 por Carlos III, rey de las Dos Sicilias, al ascender al trono español, fábrica a semejanza de la que este rey había creado en Capodimonte, cerca de Roma. La del Buen Retiro llevó una desordenada existencia hasta que fue destruida en 1812, durante la guerra de la Independencia.
La botija que vemos en el sello de 32 pesetas recibe el nombre de «maricona». Procede de Salvatierra de los Barros (Badajoz), donde la alfarería es la principal actividad. La roja arcilla de la zona da lugar a una variada serie de piezas no sólo en Salvatierra, sino también en otras poblaciones de la Baja Extremadura.
El más destacado exponente de la cerámica castellana del Siglo de Oro es la de Talavera. Empieza a ser famosa en el Renacimiento y llega hasta hoy. Tanto la serie polícroma como la decorada en azul sobre fondo blanco, son características de esta cerámica toledana. El sello reproduce una jarra con fajas festoneadas.
Corona la serie un cántaro de cuello corto con una airosa asa. Es granadino, de Fajalauza, y su decoración y sus colores recuerdan la obra de los antiguos alfares musulmanes. Se encuentra en el Museo Arqueológico de Granada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario