08 enero 2014

COLON Y EL DESCUBRIMIENTO

PÁGINA DE FACEBOOK
Busto de Colón.

Colón solicita ayuda a Isabel la Católica.

Colón avistando tierra.

Desembarco de Colón.

Colón presentando a los nativos ante los Reyes Católicos.

Colón recibido en Barcelona.

Matasellos del Primer Día de Circulación

COLON Y EL DESCUBRIMIENTO
Fecha de emisión: 22 mayo 1992
6 Hojas Bloque de 107 x 91 mm
Valor facial: 60 pesetas (6 valores)
Dentado: 14x 13 ¾
Impresión: Calcografía y Offset
Tirada: 1.802.658


Era viernes, 3 de agosto de 1492, media hora antes de la salida del sol, con la marea en su mejor momento. En el aire limpio de la mañana sonaron los gritos de los capitanes; "¡En el nombre de Dios, a toda vela!". Y mientras los frailes de la Rábida bendecían a los que partían, las tres naves tomaban rumbo a Canarias para reaprovisionarse allí y salir a la "mar tenebrosa". Poco más o menos, así describe Colón en su diario la partida del puerto de Palos. Y asi, también, comenzaba una aventura que cambiaría el curso de la Historia.
En 1992 se han conmemorado los 500 años del Descubrimiento en numerosos lugares y con circunstancias de la más diversa índole. Cuatro países relacionados con el histórico viaje, España, Estados Unidos, Italia y Portugal, acordaron en junio de 1991 emitir una serie conjunta de sellos rememorando el aniversario.
Salen así a la luz seis hojas-bloque que reproducen una serie de sellos realizada por los Estados Unidos de América en 1893, y que coincidió con la Exposición de Chicago, la cual tenia como lema el 400 aniversario del Descubrimiento de América.


La primera hoja-bloque ofrece la efigie del famoso navegante y un solo sello, en el que aparece Colón entre las alegorías de América y de la Libertad, según un dibujo de Charles E. Barber.

La segunda de las hojas-bloque tiene como tema la solicitud de apoyo real. El sello muestra a Colón pidiendo ayuda a Isabel según una obra de Brozik, pintor austríaco nacido en 1852. Las dos siguientes reproducciones se refieren a Colón en La Rábida, pintura de R. del Mazo, y Colón reclamado a la Corte, obra del norteamericano Heaton.


Las hojas-bloque de esta emisión se ilustran con escenas relacionadas con Colón y el Descubrimiento, a la vez que con dos de los sellos, entendidos éstos como simple ilustración, puesto que solamente posee valor postal el primero de los tres que reproduce la hoja-bloque. Tal razón lleva a que solo éste se enmarque con el perforado y conste en él su valor facial, que es de sesenta pesetas para cada una de las hojas-bloque. En los otros dos sellos de que consta cada hoja se omite el valor, en dólares o centavos, que tenían los sellos al aparecer en E.E.U.U. en 1893; y en todos ellos se incorporan las palabras España y Correos que sustituyen a los epígrafes americanos. Las cifras 1942-1992 imitan a las originales con el único cambio de la que refleja el siglo anterior.


La tercera hoja-bloque, lleva el lema de "Avistando tierra". En ella, el sello reproduce un cuadro de Willian H. Powell en el que se representa a Colón oteando los nuevos territorios. Los otros dos sellos nos muestran, en el primero de ellos, una representación de la flota de Colón, según un cuadro del valenciano Rafael Monleón, que fue restaurador del Museo Naval; en el segundo vemos a Isabel empeñando sus joyas, obra del famoso pintor, igualmente valenciano, Muñoz Degrain.


La cuarta hoja-bloque, titulada "Tomando posesión del Nuevo Mundo", nos ofrece, sucesivamente, el desembarco de Colón, según Vanderlyn; la "Santa Maria", nave que mandaba el Almirante, acuarela de Rafael Monleón, y una pintura del italiano Lotto, del siglo XVI, con dos medallones que reflejan a Colón y a la Reina Católica.


La quinta hoja-bloque está referida al relato que de su gesta hace Colón a los Reyes Católicos, que le reciben en Barcelona y que contemplan maravillados, como el resto de la Corte, los testimonios que trae el Almirante desde las tierras descubiertas al otro lado de la "mar Oceana". El primer sello es la presentación de los nativos, cuadro de Luigi Gregori, y el siguiente refleja el retrato que hace Colón de las tierras que ha ganado para la Corona; esta obra es del pintor español Ricardo Balaca.


Finalmente, la sexta hoja-bloque muestra a Colón encadenado, pues, como es sabido, a tal extremo llegó el distanciamiento entre los Reyes y el Almirante. En este caso la pintura as de Leutze, alemán, nacido en 1816. La recuperación del favor real es la circunstancia que sirve para ilustrar la última hoja-bloque. Sucesivamente, los sellos nos ofrecen la recepción a Colón en Barcelona, según un panel de bronce de Roger; Colón restituido al favor de los Monarcas, obra de Francisco Jover, pintor alicantino; y, del mismo autor, la narración que efectúa el Descubridor de su tercer viaje al Nuevo Mundo.


Este conjunto de sellos de 1893 constituyó en su día la primera serie conmemorativa que se emitió en los Estados Unidos, y es una de las mejores emisiones dedicadas en el mundo a la empresa colombina. La serie tuvo un valor facial muy alto, pues sobrepasaba los 16 dólares, y supuso un implícito homenaje de la administración norteamericana al viaje de Colón, gesta de tal magnitud que sigue mereciendo hoy, 500 años después, unánime admiración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario