09 julio 2013

EXPOSICIÓN UNIVERSAL DE SEVILLA. EXPO – 92 (Serie IV)

PÁGINA DE FACEBOOK
Crystal Palace, Londres, 1891
Torre Eiffel, Paris, 1889
Atomium, Bruselas, 1958
Torre del Sol, Osaka, 1970

EXPOSICIÓN UNIVERSAL DE SEVILLA. EXPO – 92 (Serie IV)
Fecha de emisión: 9 febrero 1989
Valor facial: 8+5 pesetas (2 sellos) y 20+5 pesetas (2 sellos)
Dentado: 14x 13 ¾
Impresión: Huecograbado
Tirada: 2.000.000
Pliegos: 80

Con motivo de la Exposición Universal que ha de celebrarse en Sevilla durante 1992, sale a la luz una nueva serie de sellos, la cuarta que aparece con idéntico tema. La que aparece en febrero de 1989 tiene cuatro, con una atractiva ilustración.

En los sellos hay dos motivos comunes. Uno de ellos es el símbolo gráfico de la Exposición; el otro, el globo terráqueo que sustituye a la letra «o» en dicho símbolo. Estos globos están surcados por vías de comunicación de forma creciente, pues en uno de los sellos aparece una sola línea producida por la estela de una carabela, en una clara alusión al Descubrimiento, para ir aumentando dichas líneas o vías hasta surcar toda la esfera en el último de ellos.

La variante en los sellos es la imagen de cuatro Exposiciones Universales celebradas antes de la que Sevilla se dispone a efectuar. La última fue la de 1970 en la ciudad japonesa de Osaka, y la ilustración es la «Torre del Sol», obra del arquitecto Kenzo Tange, que simboliza la dignidad y el progreso del ser humano. La inmediatamente anterior está representada por el «Atomium», una molécula compuesta por nueve átomos; se celebró en Bruselas en 1958. Otra es la de 1889 en París, cuyo exponente, la torre creada por el ingeniero Gustavo Eiffel es hoy, con este nombre, símbolo de París y aun de Francia. Finalmente, vemos en otro sello el Palacio de Cristal, donde estuvo ubicada la primera Exposición Universal en 1851.

Describamos brevemente esta última, la primera en el tiempo; confiamos en poder hacerlo con las otras tres en sucesivas emisiones. Se inauguró por la Reina Victoria y la familia real y tuvo como origen la idea de progreso que la Revolución Industrial había extendido a lo largo del siglo XIX. Su fin fue exhibir «los adelantos de la Industria de todas las Naciones». El Palacio de Cristal fue la maravilla de aquella época; sus 300.000 hojas de vidrio cubrieron 70.000 metros cuadrados en Hyde Park. Fue obra de José Paxton, un antiguo jardinero que se elevó por su propio esfuerzo hasta ser una famosa figura pública. El proyecto del Palacio triunfó entre otros 233; se construyó en solamente cuatro meses y proporcionó a Paxton el título de Sir, que le fue concedido por la reina Victoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario