09 junio 2017

AÑO SANTO COMPOSTELANO - XACOBEO 99


PÁGINA DE FACEBOOK

Crucero. Paradela (Lugo)

Crucero y puente de Cizur. Pamplona (Navarra)

Rollo jurisdiccional. Boadilla del Camino (Palencia)

Tímpano de la portada de la iglesia de Santiago. Sangüesa (Navarra)

Matasellos del Primer Día de Circulación

AÑO SANTO COMPOSTELANO “XACOBEO 99”
Fecha de emisión: 22 febrero 1999
Valor facial: 35 pesetas, 70 pesetas, 100 pesetas y 185 pesetas (Multicolor)
Dentado: 13 ¾
Papel: Estucado, engomado, mate, fosforescente
Impresión: Calcografía, Offset
Tamaño de los sellos: 28,8 x 40,9 mm. (vertical) (35, 100 y 185 pesetas)
40,9 x 28,8 mm. (horizontal) (70 pesetas)
Tirada: 1.500.000
Pliegos: 50

El Año Santo Compostelano 1999 se inicia, como es tradicional, con la apertura de la Puerta Santa de la Catedral de Santiago. Esta conmemoración se celebra con una periodicidad de 5, 6 y 11 años: cada vez que la festividad de Santiago coincide en domingo.
Desde la Edad Media, peregrinos de toda Europa recorren las rutas trazadas por el Camino de Santiago para llegar a la ciudad donde rendir culto al apóstol y ganar el jubileo. En España existen varios itinerarios de la Ruta Jacobea, siendo el más conocido el Camino Francés, que parte de Roncesvalles y atraviesa Navarra, La Rioja, Castilla-León, Lugo y Santiago.
La filatelia se une al Año Santo con la emisión XACOBEO'99, que muestra algunos de los monumentos que jalonan el camino.
El primero de los sellos reproduce un crucero situado junto al puente de Cizur, que cruza el río Sadar a su paso por Pamplona.
Otro crucero, el de Perelada en tierras gallegas, también aparece en la emisión.
Los cruceros suelen alzarse sobre plataformas formadas, en muchas ocasiones, por peldaños. Se colocan en los cruces de los caminos y en los atrios de las iglesias, y se encuentran con frecuencia en Galicia, Irlanda y Bretaña.
De la Iglesia de Santiago, en Sangüesa (Navarra), se reproduce el tímpano de la puerta occidental, con una bella imagen de Santiago vestido de peregrino. Esta escultura policromada se completa con las figuras pintadas de dos peregrinos a los lados.
El ropaje del peregrino consistía en túnica corta, mantón de lana, capuchón, báculo, calabaza, sandalias y la vieira -llamada concha de peregrino-, que servía para tomar la sopa y la bebida que se les ofrecía en el camino.

El último de los sellos está dedicado al rollo jurisdiccional de Boadilla del Camino, en Palencia; obra del siglo XVI decorada con motivos góticos y platerescos. El rollo es una columna de piedra, rematada por una cruz, donde se exponía públicamente a los ajusticiados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario