04 septiembre 2015

BARCOS DE ÉPOCA

PÁGINA DE FACEBOOK

Navío Real Phelipe

Navío El Catalán

Matasellos del Primer Día de Circulación


BARCOS DE ÉPOCA
Fecha de emisión: 19 abril 1996
Valor facial: 30 pesetas (4 valores) y 60 pesetas (4 valores)
Dentado: 14 x 13 ¾
Impresión: Calcografía, Offset
Tirada: 1.500.000
Hoja Bloque de 87 x 164 mm

Barcos de España es el epígrafe de las dos hojitas en las que aparecen unos barcos de época similares a los que mostraban otras dos hojitas emitidas con el mismo tema el año pasado. Las actuales llevan parecida ilustración a las de aquéllas, y ofrecen dos nuevos barcos que datan, al igual que los de 1995, del siglo XVIII.

La antaño poderosa flota que protegía el tráfico con América se había reducido considerablemente, y un gran esfuerzo nacional, a partir de 1714, condujo de nuevo a que la Armada española se situara, décadas más tarde, en el segundo lugar del poderío naval mundial tras de la escuadra inglesa. Pero el país carecía del respaldo económico necesario para mantener indefinidamente esta situación, y a principios del siglo XIX, con la batalla de Trafalgar, la escuadra española perdió la preponderancia que con tanto sacrificio había conseguido.

Los principales astilleros que construyeron barcos en la época inicial de esta segunda etapa, fueron el de Guarnizo (Santander) y el situado en Cuba, en La Habana concretamente, Siguieron a ambos en importancia los de La Carraca, La Graña, San Feliu de Guixols y Orio. Del primero de los citados, el de Guarnizo, salió en 1731 el "Real Phelipe", un navío de tres puentes que seguramente fue uno de los mayores construidos en el mundo hasta aquel momento, y que podemos contemplar en la hojita que contiene los sellos de 30 pesetas. Tenía una eslora de 54 metros, 1965 toneladas de desplazamiento y estaba armado con 114 cañones. Fue entregado a la marina española en 1736, y se constituyó en su más importante navío. No obstante, no duró mucho esta privilegiada situación; en 1744 tomó parte en la batalla de Cabo Sicié, cerca del puerto francés de Tolón, contra buques ingleses, y aunque el triunfo fue para la escuadra española, el "Real Phelipe" tuvo numerosas bajas, entre ellas la de su capitán, Nicolás Geraldino. El buque quedó tan quebrantado que ya no volvió a navegar, siendo desguazado en 1750.

En cuanto respecta a los sellos de 60 pesetas, en la segunda hojita, ofrecen un buque más modesto que el anterior. Es "El Catalán", que salió de! astillero de San Feliu de Guixols en 1719 y estaba armado con 62 cañones.


Para el diseño de los sellos se han utilizado reproducciones del Museo Naval de Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario