19 febrero 2014

ENTERO POSTAL - E X P O ' 9 2

PÁGINA DE FACEBOOK
La Giralda (Sevilla)

Plaza España y coche de caballos

ENTERO POSTAL - E X P O ' 9 2
Fecha de emisión: 13 abril 1992
Valor facial: 27+5 pesetas
Tirada: 600.000


Sevilla, en 1992, es un nombre obsesivo, casi mágico, no solo dentro de nuestro país, sino en muchos otros y para millones de personas de todo el mundo. La Exposición Universal es motivo suficiente para despertar tales expectativas y justificar, a la vez, que desde mil ángulos distintos haya testimonios de toda índole que se refieran al acontecimiento.

Uno de ellos es la aparición, días antes de ser inaugurada la "Expo'92", de un entero postal que tiene como motivo principal la capital andaluza en su símbolo más característico: la Giralda, que se nos muestra en una vista nocturna, La torre asi llamada fue primero un alminar árabe, o dicho de otra forma, la torre o minarete, junto a la mezquita, desde la que el almuédano llama a los fieles para las oraciones diarias. Alminar y mezquita se transformaron después, en el mismo emplazamiento, muy cerca del Guadalquivir, en la torre y catedral sevillanas.

La torre fue mandada construir por el sultán Abu Yaqub Yusuf; el arquitecto o alarife se llamaba Ahmad ibn Baso, que puso fin a su obra el año 1198. El resultado fue, como cabe suponer, la sección almohade de la torre actual, que entonces estaba rematada por cuatro enormes esferas doradas, obra de un artista siciliano, que fueron derribadas en 1355 por la acción de un terremoto. En esta última fecha ya había pasado Sevilla a manos cristianas, pues la ciudad se había rendido a Fernando III. No obstante, la torre siguió igual hasta mediados del siglo XVI, cuando el cabildo catedralicio, en 1557, decide cristianizarla añadiendo una nueva sección con un cuerpo de campanas. Se aprueba el proyecto del cordobés Hernán Ruiz de Mozo; y diez años después, la torre presenta ya el aspecto actual, consistente en la extraña desarmonía de una obra almohade coronada por un cuerpo renacentista, la suma de los cuales alcanza 97 metros de altura total. Corona la torre una estatua de bronce que mide más de siete metros de alto y pesa dos toneladas, a la que el Cabildo apostilló como el "Coloso de la Fe Victoriosa", y que es, además, una monumental veleta a la que los sevillanos, olvidando el sonoro apelativo, empezaron a llamarle "Giraldillo"; y que, finalmente, por extensión, dio a la torre el nombre de Giralda.


El sello del entero postal muestra uno de los característicos coches sevillanos de caballos en su paseo por la ciudad, un medio turístico de transporte típico y tradicional en Sevilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario