28 octubre 2013

ARTESANÍA ESPAÑOLA – MUEBLES

PÁGINA DE FACEBOOK


Armario de farmacia. Siglo XVIII (País Vasco)

Silla. Circa Siglo XIX (Murcia)

Arca. Circa siglo XIX (Castilla-La Mancha)

Alacena.
Circa siglo XIX (Castilla-León)

Cuna Popular. Siglo XIX ( Andalucia)

Arca. Circa siglo XVIII (Cataluña)

Matasellos del Primer Día de Circulación

ARTESANÍA ESPAÑOLA – MUEBLES
Fecha de emisión: 9 septiembre 1991
Valor facial: 25 pesetas (6 valores)
Dentado: 12 ¾
Impresión: Calcografía y Offset
Tirada: 3.000.000
Pliegos: 36 (6 series)


Una hipotética historia que tratara de la manufactura de la madera, ocuparía numerosos volúmenes; y, a pesar de ello, nunca estaría completa, pues trabajar la madera es una actividad que el ser humano practica desde la prehistoria. La ductilidad de este material, la gran diversidad que ofrecen las distintas y numerosas variedades, y su abundancia, obran para que la madera sea el material artesanal por excelencia. Y a él, y a una de sus más extendidas aplicaciones como es la confección de mobiliario, se dedica una serie de sellos.
No cabe duda de que los primeros muebles -camas, mesas, asientos- tuvieron un cometido estrictamente funcional. Pero fácilmente puede colegirse que el artesano pronto añade a su tarea el estímulo personal que le lleva a incorporar a sus creaciones un sentido artístico. Incluso los asientos se constituyeron muy pronto, por sus distintas formas, en inequívoca muestra de categoría social o jerárquica.
En nuestro país, y hasta !a Edad Media, el mobiliario fue muy limitado. Destacan entonces los muebles de los monasterios y abadías, y se realizarían más tarde verdaderas obras de arte en las catedrales, especialmente en las sillerías. A partir del Renacimiento el mueble se diversifica, se multiplican los
estilos y se constituye en un arte que se dispara en innumerables formas y tendencias.

Los sellos, todos del mismo valor facial, nos ofrecen seis muebles españoles contenidos en una hoja. De arriba a abajo, vemos un armario de farmacia, de tres cuerpos y madera de nogal. Procede de Lekeitio y se encuentra en el Museo Etnográfico de Bilbao. Bajo hay una silla sobria y sólida, de Murcia, con una austera línea que data de varios siglos. El asiento es de cuerda, y puede verse esta silla, además de en muchos hogares españoles, en el Museo madrileño del Pueblo Español. Y en la misma vertical se ofrece un baúl de viaje, de Toledo, del siglo XIX, sin patas y con asas para hacer más cómodo su transporte. Figura también en el citado Museo.

Otro armario, más sencillo y prosaico, pues normalmente se utiliza en la cocina, es de Palencia, y está igualmente en el ya indicado Museo de Madrid. Sigue una cuna de pino, hecha en Cortegana (Huelva), en la que pueden advertirse el rosetón de la cabecera y salientes para mecerla con el pie, que se ha reproducido de la que existe en el Museo de Artes Populares de Sevilla. Y terminan los muebles de esta hoja con un arca leridana de novia, muy decorada y con paneles interiores, que lleva patas en forma de garra. Es del siglo XVIII y está también en el Museo del Pueblo Español de Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario