02 septiembre 2013

EXFILNA 90

PÁGINA DE FACEBOOK

 Patio de la Infanta, Zaragoza. Se completa con la imagen de la infanta Mª Teresa Vallabriga apoyada en un sillón, según el retrato de Goya.

Matasellos del Primer Día de Circulación.


EXFILNA 90
Fecha de emisión: 25 mayo 1990
Hoja Bloque de 105 x 78 mm
Valor facial: 20 pesetas
Dentado: 14x 13 ¾
Impresión: Calcografía y Offset
Tirada: 4.000.000
Pliegos: 80

La Asociación Filatélica Zaragozana «Gregorio Sierra» organizó en 1990 la Exposición Filatélica Nacional o Exfilna 90. Se mantuvo abierta durante los días 25 de mayo al 2 de junio, y tuvo lugar en la sala de exposiciones del Parque Pignatelli, de Zaragoza.
Como en anteriores exposiciones, se efectuó la emisión de un sello, en este caso concreto de 20 pesetas, enmarcado en una hojita bloque que constituye un testigo permanente de la celebración. La hojita nos ofrece la reproducción de un retrato en el que aparece María Teresa Vallabriga y Rozas, de la nobleza aragonesa, esposa del infante Luis Antonio de Borbón, hermano de Carlos III e hijo, por tanto, de Felipe V. El sello nos muestra, asimismo, un rincón del zaragozano Patio de la Infanta, en clara alusión a la dama anteriormente citada, que allí vivió. El escudo de Zaragoza, con el conocido león rampante de oro, coronado, sobre campo de gules, y el símbolo gráfico de la Exfilna 90, complementan la hojita.
La Casa Palacio de la Infanta la mandó construir, a mediados del siglo XVII, en la calle Alta de San Pedro, hoy de San Jorge, el noble aragonés Gabriel Zaporta, señor de Valmañá, que, entre otras actividades y funciones, fue banquero; al parecer, llegó a prestar caudales a Carlos I. El palacio tuvo después diversos inquilinos, y en el siglo XVIII sirvió de residencia a los infantes citados. Muerto el esposo, siguió viviendo su viuda en el Palacio, que pasó a denominarse, por esta causa, como Casa de la Infanta.
Serviría después el edificio para diversos fines: se instaló en él la Escuela de Dibujo de la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País en el último tercio del siglo XVIII, y no es aventurado suponer que la frecuentaran Goya y Bayeu. Sucesivamente, el palacio fue Casino de Zaragoza, escuela de música, fábrica de pianos, posada... Lentamente fue degradándose la construcción hasta el punto de ser declarada en estado ruinoso, y ser derribada en 1903.
El retrato se debe a otro aragonés, en este caso un aragonés de carácter universal, como era el ya citado D. Francisco de Goya, coetáneo de la infanta, que posó para él en 1873, cuando ésta contaba 25 años. La obra se halla hoy en la Pinacoteca de Munich.

No hay comentarios:

Publicar un comentario