07 mayo 2013

NOMINACIÓN BARCELONA OLÍMPICA 1992

PÁGINA DE FACEBOOK

Chimeneas de la Casa Batlló de Barcelona

Atletismo

NOMINACIÓN BARCELONA OLÍMPICA 1992
Fecha de emisión: 15 julio1987
Valor facial: 32 pesetas y 65 pesetas
Dentado: 13 ¾ x14
Impresión: Huecograbado
Tirada: 3.500.000
Pliegos: 80


Barcelona ha sido nominada sede de los Juegos Olímpicos que van a celebrarse en 1992. Esta decisión va a tener una gran importancia para la Ciudad Condal, para Cataluña e incluso para toda España, pues va a suponer consecuencias favorables, en los próximos años, de la más diversa índole. Tal denominación ha tenido ya, como resultado inmediato, en cuanto a la filatelia respecta, la emisión de dos sellos: uno de 32 pesetas que, en una clara alusión a la ciudad sede, reproduce unas artísticas chimeneas de la Casa Batlló, obra de Gaudí, que se alza en el Paseo de Gracia de la capital catalana, y otro de 65 pesetas que muestra a dos atletas en pleno esfuerzo.
No hay duda de que futuros sellos van a permitirnos comentar ampliamente el acontecimiento, a la vez que diversas facetas de la ciudad que se dispone a albergarlo. Por esta razón vamos a referirnos hoy a otra nominación anterior, mucho menos conocida: la de Barcelona como sede de la Olimpíada Popular del año 1936.
La celebración de los X Juegos Olímpicos estaba señalada para agosto de 1936 en Berlín. Pero agitada Europa por graves avatares políticos, estos Juegos, con una Alemania exaltada por el auge del régimen nacional-socialista, adquirieron un matiz político tal que llevó, como contraposición, a organizar una Olimpíada Popular en Barcelona. A esta iniciativa dieron de inmediato su aprobación diversos grupos de tendencias políticas avanzadas, tanto españoles como extranjeros.
Prosperó la idea, tomó cuerpo la organización, se sucedieron las inscripciones en diversos países y se estableció un nutrido programa con varios actos de índole cultural para complementar las pruebas deportivas. Hablan las crónicas de cerca de cinco mil inscripciones entre participantes y acompañantes, de los cuales se calcula que dos mil eran extranjeros. Los Juegos debían ser inaugurados solemnemente la tarde del 19 de julio de 1936. Inútil es decir que los trágicos acontecimientos que se desarrollaron en Barcelona y en todo el país horas antes, dieron al traste con la celebración deportiva, hasta el punto de que ni siquiera llegó a iniciarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario