10 abril 2013

AEROGRAMAS 1986

PÁGINA DE FACEBOOK

Vuelo de Rodrigo Alemán


Detalle del sello del aerograma



AEROGRAMAS 1986
Fecha de emisión: 21 octubre 1986
Valor facial: 48 pesetas
Tirada: 1.100.000
En las postrimerías del siglo XV, el maestre Rodrigo Alemán, «entallador», contrata la confección de la sillería de la catedral de Plasencia. Poca importancia posee este episodio para la historia de la construcción del templo placentino, no obstante que la sillería es notable, porque Alemán trabajó igualmente en otras catedrales. Pero sí es singular, y de ello se hace eco la ilustración del aerograma de 1986, que el referido Rodrigo Alemán, realizara un vuelo, lanzándose para ello al vacío desde la torre de la Catedral, con el auxilio de unas alas confeccionadas con tela y alambre.
La experiencia no era nueva, pese a que han transcurrido ya casi cinco siglos: de creer a Ovidio ya volaron, utilizando alas, esta vez de cera, Dédalo y su hijo Icaro. De Arquitas de Tarento, célebre filósofo pitagórico, 400 años antes de J.C., se dice que construyó una «paloma mecánica». Se atribuye a Arquitas, por cierto, la invención del tornillo, la cometa y las poleas. Pero es Leonardo de Vinci, uno de los más fértiles genios que ha dado la humanidad, coetáneo de Rodrigo Alemán, quien establece el método de investigación y las sólidas teorías que sirvieron siglos después para el desarrollo de la aviación.
En cuanto a la catedral de Plasencia concierne, está constituida la construcción por dos templos, unidos en sentido longitudinal. El primero es del siglo XIII, con tres naves ojivales. La catedral propiamente dicha, la inició en 1498 el obispo Alvarez de Toledo, e intervinieron en los distintos aspectos de la obra los más afamados especialistas de la época. Destaca en ella un magnífico retablo mayor, labrado por Gregorio Fernández.
A otra catedral, la de Barcelona, cuya construcción arranca de 1298, bajo el reinado de Jaime II, se refiere el sello del aerograma, mostrando una «Misericordia» labrada en ella. Parece ser que simboliza «la caída que sobreviene al vuela de la arrogancia intelectual».

No hay comentarios:

Publicar un comentario